Ginebra [anécdotas…]

 

Cuando un cuerpo muere

                                      – en extrañas circunstancias,

se le practica una autopsia – pensaba Ginebra, ausente.


Se desmonta el mecano del cuerpo;

                                                     vísceras a un lado,

                                                     la sangre [macabro estanque];

                                                     de otro lado la piel, 

                                                                                  rota al filo decidido del acero atroz.


Rebuscan – manos expertas – la pieza que se detuvo.

Estudian – mentes expertas – por qué se detuvo.

Se apuntan las incidencias en un papel muerto que firman – de nuevo – manos expertas.

 

Y un cuerpo que fué hermoso, que se enredó otras manos, en otros pasos,  que se estremeció cuando sentía encoger su estómago   – esclavo de unos ojos -, que luchó contra los minutos que se aferran [impíos] a cada milímetro cúbico de piel… que fué perfecta maquinaria yace sobre una suerte de pila de fregar gigante deshecho de respuestas que llegan tarde.


Cuando una emoción muere 

                                          – en extrañas circunstancias,

no hay bisturí – ni expertas manos –  capaces de diseccionar el cadáver de tu risa;

                                                                                               el occiso de tus besos… – pensaba Ginebra.

 

 

Eva López Álvarez

 

autopsia